ga('send', 'pageview');
Tiempo de lectura: 4 minutos

El poder del vídeo no ha parado de crecer en los últimos años.

El video es una poderosa herramienta para conectar con clientes potenciales y existentes.

Es clave en la generación de leads. Según Aberdeen Gruop, los vídeos generan un 66% más de leads cualificados. Por eso se contempla en los planes de marketing de todas las marcas.

No es de extrañar. Según el informe anual ‘The State of Video Marketing 2019’ de Wyzol:

E

El 83% de los equipos de marketing reconocen que el vídeo aporta un buen ROI.

E

El 81% de los equipos de marketing admiten que los vídeos les ayudan a generar leads.

E

El 79% de los usuarios reconocen que han tomado la decisión de adquirir un software o una app después de ver un vídeo.

Una estrategia de vídeo y redes sociales bien definida es imprescindible hoy en día. Según el medio americano Digiday, cada día se visualizan más de 8.000 millones de vídeos en Facebook.

El consumo de vídeo online no para de crecer. Los vídeos en live streaming o de los stories de Instagram también han ganado terreno en los últimos años.

Y en LinkedIn, el poder del vídeo ya supera al contenido escrito tradicional, tanto en impresiones como en leads generados.

Los vídeos ayudan a generar CONFIANZA

videos generar confianza

Los beneficios que se pueden obtener con el vídeo dentro de la estrategia de marketing son muchos, tanto para las empresas como para sus propios clientes. Pero hay uno que destaca por encima de todo y que sirve tanto para unos como para otros: la confianza.

La confianza es clave para que crezca el negocio. Además influye en la fidelidad de los clientes.

Los vídeos ayudan a generar esa confianza y conectar de manera más emocional con los clientes. Y estos se sienten más seguros con la marca, confían en ella y se genera un vínculo muy resistente.

Para los clientes, el poder del vídeo reside en cuatro ejes:

  1. Es muy real. El vídeo es la manera de comunicación preferida por los clientes ya que no solo pueden recibir mayor información, sino que tienen la posibilidad de verla con sus propios ojos.
Desde el primer instante y de forma directa, obtiene una información mucho más completa y amena que la que puede obtener ojeando tan sólo fotos y catálogos.
  1. Es más cercano. Aquellas páginas web en las que se ofrece un vídeo para dar la bienvenida a los posibles clientes generan una mayor sensación de cercanía frente a aquellas otras páginas en las que solo se ofrece texto o publicidad
A través de esta atención que se podría denominar casi personalizada, el cliente puede conocer la empresa antes de comprar el producto o servicio. Y así sentirse más cómodo y dispuesto a comenzar una relación comercial estable con la empresa.
  1. Despierta más interés. El 80% de los usuarios de Internet prefiere hacer clic en un vídeo antes que en otro tipo de enlace.
  2. Potencia y amplía la experiencia de usuario. Un vídeo puede ayudar a que el comprador supere el umbral del ‘momento cero de la verdad’ en menos tiempo. Esto se debe a la práctica que han tomado algunas empresas y personas de crear vídeo explicativos o animados de su producto o servicio.
Esa ayuda visual suma un peso importante, el usuario logra conectar y logra visualizar cómo le hará sentir el producto, traduciéndose así en una posible conversión.

El poder del vídeo para las empresas

Y para las empresas, el poder del vídeo radica en cinco motivos:

  1. Ayuda a presentar la oferta de forma eficaz. Tanto para productos tangibles como para productos o servicios intangibles. El estudio de Wyzowl que hemos citado con anterioridad señala que el 97% de las empresas que utilizan vídeos explicativos dicen que ayuda a que los usuarios comprendan mejor el negocio.
  2. Incrementa la duración de las visitas en el sitio web. Al introducir el formato de vídeo se puede comprobar cómo aumenta la media de tiempo que los usuarios permanecen en la página de la empresa.
Y a más tiempo más posibilidades de que emprendan la acción para contactar, para informarse o para adquirir algún servicio o producto.
  1. Convierte las visitas en clientes. Se puede aumentar el ratio de conversión del sitio, puesto que con el vídeo se genera confianza y esto incentiva la venta.
  2. El vídeo se puede hacer viral, gracias a las redes sociales. Por lo que, en este sentido, es muy importante tener en cuenta estos factores: el vídeo ha de ser de poca duración; debe enganchar a su público en los primero cinco segundos; se debe entender con y sin audio; debe de tener buena resolución y, por último pero no menos importante, no debe aludir a la venta directa.
  3. Mejora el posicionamiento del sitio. Los vídeos de YouTube, por ejemplo, pueden aparecer en la primera página de las búsquedas de Google y así generar más tráfico a la página web de la empresa.

Por tanto, una buena estrategia de vídeo marketing puede captar la atención, llevar a los espectadores a una llamada a la acción y generar leads de calidad. El poder del vídeo radica también en que complementa y fortalece el resto de mensajes que envías a tus clientes.

video empresas
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
Abrir chat